Relación con los hijos

¿Te sientes sobrepasad@? ¿No sabés qué hacer, las estrategias no funcionan y pierdes los nervios? ¿Estás teniendo dificultades en la comunicación con tus hij@s? ¿Se te dificulta confiar en ell@s o darles espacio para que se desarrollen? ¿Te cuesta respetar o aceptar que tus hij@s tomen decisiones que no van acordes con tus creencias o con las expectativas que tenías sobre ell@s?

La infancia es la etapa de la vida en la que se constituyen la mayor parte de los fundamentos del individuo que seremos el resto de la vida. Es además la etapa en la que el conocimiento del entorno está más sesgado por las complejidades, convenciones y normas del mundo adulto que poco a poco el niñ@ va aprendiendo y comprendiendo. También puede generar conflictos que los niñ@s por sí solos no pueden resolver pues no cuentan con recursos emocionales suficientes para hacerlo. Es por ello, que el soporte de los padres o cuidadores principales es fundamental. 

Muchas veces sucede que, aunque los padres o cuidadores principales, son una parte implicada, puede que en algún momento no puedan aportar la ayuda o el soporte que el niñ@ necesita. Pueden existir muchas razones, un ejemplo sería: que los padres estén teniendo conflictos de pareja y sin darse cuenta han enfocado gran parte de su energía en este asunto y se les dificulta sostener las necesidades de los niñ@s. Muchas veces esto puede tener como consecuencia que los hij@s empiezan a manifestar conductas o estrategias para lograr conseguir aquello que necesitan. 

Los hij@s no son seres aislados, forman parte de un sistema, la familia. No se trata de que seamos “malos padres o buenos padres”, los hij@s nos ponen delante de nuestros propios límites, nuestros lugares ciegos o nuestras dificultades. Por ejemplo, en la gestión de nuestras propias emociones, en cómo atendemos nuestras propias necesidades, etc. Y, es importante aclarar que, en un sistema lo que le sucede a un elemento modifica a otros elementos. 

No buscamos ser padres perfectos pero podemos aprender a relacionarnos de otra manera, a estar presentes, a confiar en nosotros y en ellos, a conectar desde lo emocional de manera saludable, a poner límites coherentes y necesarios, a comprender que el funcionamiento del cerebro de un niño y de un adolescente, están en desarrollo. Podemos decir No a su conducta y Si a su sentir emocional. Cada hijo, cada padre y cada relación es única, no hay fórmulas infalibles. En consulta, escucharemos lo que te pasa a tí y cuáles son las necesidades para dejar de actuar en “piloto automático” y crecer ante la dificultad.

Muchas personas acuden a consulta de psicología online por dificultades en la relación con sus hijos. 

Nos dicen cosas como: “Mi hijo no me hace caso”, “Socorro, tengo un hijo adolescente”.

En nuestra consulta de terapia online te podemos ayudar a: 

  • Tomar consciencia de las dificultades que estás teniendo en la relación con tu hij@.
  • Tomar consciencia de cómo te estás comunicando con tu hijo/a.
  • Reflexionar sobre el comportamiento de tu hij@, ¿qué hay detrás de ese comportamiento? ¿qué me está pidiendo mi hij@ a través de las acciones que no estoy logrando ver?
  • Aprender a comunicarte con tu hij@ desde la congruencia y la coherencia.  
  • Vivir la relación actual con tu hij@ sin cargas del pasado, de tu propia infancia.
  • Revisar qué te está mostrando tu hij@ de ti. 

Puedes empezar con una primera visita gratuita.